Español English     |    Follow Us:   

root canal

Tratamientos de Conducto

Los tratamientos de conducto pueden ser necesarios para salvar un diente que está infectado, o para evitar que un diente se vuelva hipersensible, producto de una caries profunda, o si se requiere un taladrado extenso en el diente para colocar una corona. El nervio y el flujo sanguíneo deben ser removidos completamente, y los conductos rellenados con un material llamado gutapercha. Con el tratamiento de conducto, las raíces son adormecidas para permitir al odontólogo a retirar el nervio afectada, retirar cualquier infección y salvar el diente.

Si un diente no está infectado, el tratamiento de conducto puede completarse en sólo una visita. Sin embargo, si hay una infección activa, el tratamiento de conducto se completa, usualmente, en dos visitas. Esto es debido a que es necesario que se remueva completamente la infección activa, y se traten las bacterias antes de que el diente sea sellado.  Primero, la pulpa y el tejido del nervio infectado son removidos, y los conductos del diente son medicados con un antibiótico. El paciente también recibe una prescripción de antibióticos orales durante una semana. Una vez que la medicación ha realizado su trabajo, el paciente necesita volver, para que el tratamiento de conducto pueda terminarse, se puedan hacer un pilar y corona.